Investigan contenido de mercurio en los habitantes de El Plomo y El Casabe

La investigación es financiada por Fundacite Guayana con el apoyo del Donsejo de Investigación de la UDO y contempla el análisis de cabello, orina, tejidos y sangre del cordón umbilical y placenta por un período de dos años

Evaluar el contenido de mercurio presente en las muestras de los habitantes de El Plomo, en el municipio Piar, y El Casabe en el municipio Raúl Leoni, al sur de Venezuela, es el objetivo de la investigación que adelanta un grupo de investigadores de la Universidad de Oriente (UDO), con el apoyo del Consejo de Investigación de esta casa de estudios y el aporte financiero de Fundacite Guayana, ente regional de la ciencia y la tecnología.
El equipo está conformado por los profesores de la UDO: Luis Rojas, Gustavo Valderrama y Luis Álvarez, quien ayer confirmó la subvención otorgada por el ente rector de la ciencia y la tecnología en la región, por un monto de 4 millones 500 mil bolívares para realizar el estudio.

De vieja data 
El profesor titular Luis Álvarez, explicó que a raíz del “boom” minero en el año 1989, un grupo de investigadores de la UDO se motivó a iniciar los estudios sobre la posible contaminación mercurial y las consecuencias para la salud de los habitantes de las zonas mineras.
“Empezamos los primeros trabajos en el sector La Planada, en Imataca, ubicada en el noroeste de El Palmar, donde caracterizamos los suelos de esa zona y la tierra del sector conocido como Bochinche, al noreste de Tumeremo, y efectivamente se corroboró la cantidad de mercurio presente en estas dos zonas”. Dijo que en un principio utilizaron los equipos de la Facultad de Ciencias de la Universidad Central de Venezuela (UCV), y posteriormente continuaron haciendo los análisis en el Centro de Geociencias de la UDO.
En una segunda etapa de la investigación, se amplió el rango del muestreo dando como resultado un alto índice de mercurio tanto en la muestra de La Planada como en la de Bochinche, “ahí analizamos suelos, sedimentos de la corriente de agua de esos lugares y agua. Los resultados registrados son los mismos, de hecho en La Planada, después de 8 años de haber estado los mineros ahí, la cantidad de mercurio continúa elevada”.
El trabajo de investigación continuó durante los años 1998 y 99 enfocando el estudio en la concentración de mercurio en cabello de la muestra registrada en las poblaciones de La Paragua y El Manteco, “pasamos del análisis de tierra y agua, a la parte humana".

Un dato que llamó la atención 
Estas investigaciones se llevaron a cabo en la red de ambulatorios ubicados en estos sectores con el apoyo de los médicos y pasantes del último año de la escuela de Medicina de la UDO. El profesor añadió que el proceso de recolección duró año y medio, mediante un muestreo completamente al azar, cuyos resultados no fueron “tan alarmantes a pesar de las cosas que se han dicho”.
Sin embargo, un dato llamó la atención de los investigadores en lo referente a las cantidades de mercurio presente en la muestra de la gente que iba a los ambulatorios, provenientes de las poblaciones de El Plomo y El Casabe, “esta población presentaba cantidades más elevadas, es decir dentro de lo normal, pero ocupaban los límites superiores”. Un dato que ahora Valderrama, Rojas y Álvarez quieren investigar a fondo, porque como lo expresa este último, “hay que conocer qué está pasando en estas poblaciones”.
Además, el profesor dijo que en el caso de los protocolos que se hicieron en El Manteco, se reportaron casos de abortos por encima de lo normal “y eso hay que estudiarlo porque una de las posibles causas de aborto pueden ser por causa del mercurio”. 

Análisis de varios factores 
La investigación contempla el análisis de cabello y orina, y en el caso de las mujeres parturientas, se van analizar tejidos y sangre del cordón umbilical, placenta. “Será un estudio más intensivo de todos estos factores y enfocado más a las mujeres parturientas”.
Las muestras serán tomadas por el personal médico, paramédicos y de enfermeras presentes en los ambulatorios correspondientes a las poblaciones a estudiar, que además ayudarán en el traslado de las mismas hacia La Paragua.“El Casabe queda hacia el sur del río Paragua, a dos horas en lancha y El Plomo queda en la boca del Caroní, a cuatro horas en lancha con un trayecto muy difícil por los raudales. Desde ya le estamos solicitando la colaboración a la alcaldía de Raúl Leoni para el apoyo que puedan prestar en este sentido”.
En estos momentos se encuentran en la fase preparatoria la cual consiste en estructurar la logística necesaria, que permitirá tener una visión más amplia de lo que será la investigación. Para esto estiman viajar a finales de este mes a las poblaciones de estudio a fin de conocer la cantidad de personas de la muestra, “ya tenemos un chequeo de la población, en El Casabe hay cerca de 400 habitantes y en El Plomo no llegan a 300 personas”.
El profesor Gustavo Valderrama será el encargado para analizar las muestras en el centro de docencia de la UDO que, según dijo Álvarez, cuenta con los equipos necesarios para eso. “Nosotros evaluaremos con la muestra patrón. En ese sentido, nivelaremos los equipos con esas cantidades que están definidas y sobre esa base, estaremos trabajando. Inclusive son cantidades avaladas por la UCV, no hay razón como para dudar de estos análisis”.
Álvarez espera que los resultados sean positivos y que no haya motivos para alarmarse, a pesar de saber que son comunidades consumidoras de peces provenientes de los ríos Paragua y Caroní. “La gente de estos pueblos son consumidores potenciales de estos peces y como también se ha dicho, esa situación puede ser una bomba de tiempo y como tal, no se sabe cuándo explota, puede ser en esta generación o en la próxima”. Un motivo más para seguir con la lupa puesta en el mercurio. 
Alud de consecuencias inimaginables 
“No podemos olvidar que el mercurio está presente en el ambiente por dos vertientes, la natural y la artifical. La primera está en las plantas y en los suelos; muchas de esas plantas quedaron sepultadas con el agua de Guri y se están descomponiendo lo que indica que el mercurio está ahí; aún cuando el mercurio no se absorbe en grandes cantidades en el agua; sin embargo, están siendo consumidos por los peces. Por otra parte, está el mercurio artificial producto de la actividad minera, que aunque no se ha cuantificado, sabemos que contribuye a potenciar la cantidad de mercurio presente en el ambiente y se convierta en un alud con consecuencias inimaginables”.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...