Biocomplejidad: Un nuevo reto en la investigación ambiental


Un grupo de investigadores de Estados Unidos y Venezuela esperan conocer cómo es la dinámica social y natural de los sistemas intervenidos

Bajo el título “Biocomplejidad: Integración de modelos de la dinámica humana y natural en paisajes de bosques a través de escalas y culturas”, un grupo de investigadores de Estados Unidos y Venezuela esperan conocer cómo es la dinámica de los sistemas intervenidos, tanto social como natural, y las relaciones recíprocas por las cuales ellos se afectan, con el objetivo, a largo de plazo, de simular escenarios que coadyuven a los actores involucrados a tomar decisiones en la búsqueda del manejo sustentable de esos espacios naturales.


La coordinadora del estudio, Luz Delgado explicó que la primera fase del proyecto esta siendo financiada por la Fundación de Ciencias Naturales de los Estados Unidos y la Universidad Nacional Experimental de Guayana (UNEG), con una participación de 30 mil dólares, por cada institución.

AREAS DE ESTUDIO

Son tres los espacios seleccionados para el estudio en Venezuela: el primero de ellos se encuentra en la cuenca alta del río Botanamo, ubicada en la reserva forestal Imataca, al sur del país; una segunda área ubicada en las adyacencias del poblado de Tumeremo, las cuales estarán bajo la responsabilidad de la UNEG; y el tercer espacio ubicado en la reserva forestal de Caparo, en la frontera entre Barinas y Táchira, cuyo estudio será liderado por la Universidad de Los Andes.
Por su parte, las áreas escogidas en Estados Unidos comprenden el corredor Greenbelt y la reserva natural Big Ticket, en el norte de Texas, las cuales estarán bajo la supervisión de la Universidad del Norte de Texas.

PRIMERA FASE
Delgado dijo que el proyecto contempla tres ejes: el primero corresponde al proceso de investigación en sí mismo; el segundo busca fortalecer el proceso de docencia y el tercero, se basa en generar información que contribuya mas adelante a apoyar la toma de decisiones. “Pretendemos generar información donde el hombre se perciba como parte de ese ambiente, como un ente que modifica, usa y es parte de ese sistema y no algo que está fuera”.
La primera fase del proyecto se inició en septiembre de 2002 y hasta el presente han desarrollado un sistema de información geográfica para la cuenca alta del río Botanamo, además del levantamiento de vegetación, suelos y los aspectos socioeconómicos. Tal como lo expresa la también la ingeniera forestal, con maestría en Ciencias Ambientales, “estamos haciendo nuestro mayor esfuerzo en las áreas que tienen que ver con dinámica de uso del espacio y con estudios de las variables vegetación, fauna y sistema hidrológico; vistas desde las relaciones que existen, es decir, cómo el suelo de la tierra afecta la vegetación en su proceso de fragmentación y como ésta afecta la biodiversidad y estructura del bosque, que a su vez son usados como habitat para un grupo de especies”.  

DECISIONES ACERTADAS
El objetivo final de esta investigación es generar “un sistema que permita simular escenarios para apoyar la toma de decisiones de los diferentes actores que hacen vida en esos sitios, bien sea las alcaldías, concesionarios, agricultores, indígenas, agropecuarios”. Unas decisiones que deben estar basadas en esa complejidad de relaciones, porque “si se sabe que ese sistema es capaz de absorber tales perturbaciones, pero no más de ahí, entonces las decisiones estarán basadas en esos límites y eso asegurará que los ecosistemas, a pesar de que sean usados, puedan, con su propia dinámica, recuperarse y mantenerse en el tiempo y en el espacio, que es lo que todos queremos para las generaciones futuras”.

ENTRE CULTURAS
La catedrática de la UNEG explicó que el trabajo conjunto con la Universidad del Norte de Texas responde a la inquietud de los científicos en probar el modelo de simulación en las distintas culturas, a fin de conocer si es un modelo robusto y aplicado. “No solo entre culturas sino también entre escalas, por ejemplo, se puede trabajar a una escala puntual, local, nacional e internacional. Dependiendo de las escalas que tú te aproximes, el proceso de análisis es diferente. El modelo pretende estudiar esos diferentes niveles jerárquicos que se dan en la naturaleza y en todos los sistemas sociales”.
El trabajo persigue integrar lo social y lo natural entre las culturas por eso se desarrolla en la cuenca alta del río Botanamo y en Caparo y luego se compara con una cultura tan diferente como la de Estados Unidos y viceversa. “El modelo pretende conocer las cosas locales, pero entendiendo el contexto global también. Actúa local pero piensa global”.
Bien sea aquí o en otra parte de nuestro mayor ecosistema que es el planeta, la relación del hombre con su ambiente ha estado basada en la satisfacción de sus propios beneficios, pero como asevera Luz Delgado, “eso ha venido cambiando y el hombre se ha dado cuenta que tiene que cambiar su relación hacia el ambiente”.

Trabajo de campo
La profesora Delgado indicó que para finales de este mes han planificado la primera salida de trabajo de campo, con lo que esperan concluir la primera fase del proyecto en septiembre del año 2004. “De ahí se va a generar parte de la información básica y en principio un modelo conceptual de lo que sería el modelo de simulación”. Se estima que el proyecto se extienda por dos años más y en este momento se encuentran en la formulación de nuevas propuestas de investigación para buscar el financiamiento requerido de esta segunda fase, esperando contar con el apoyo financiero de Fundacite como ente regional para el desarrollo de la ciencia y tecnología en Guayana, Venezuela.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...